“El camino hacia la cima es como el viaje hacia uno mismo, una ruta en solitario” (ALESSANDRO GOGNA)

23 sept. 2017

Cármenes-Canseco-Genicera-Sancenas-Getino-Gete

Fecha: 23-Septiembre-2017
Situación geográfica: La Mediana (León)
Itinerario: Cármenes-Pontedo-Canseco-Busticésar-Collada las Arenas-Genicera-Majada Fonfría-El Sumidero-Puerto de Sancenas-Getino-Gete-Cármenes
Tipo de ruta: Circular
Desnivel positivo acumulado: 1513 m
Distancia recorrida: 37,1 km

Mapa topográfico del IGN
Ruta: 37,1 km de recorrido y 1513 m de desnivel positivo acumulado

Sábado, 23 de septiembre de 2017. En esta ocasión nos damos un buen madrugón para llegar al amanecer a la localidad leonesa de CÁRMENES (1167 m), cabecera de la comarca de La Mediana, una de las Tres Tercias del gran Concejo de Arbolio (luego convertido en Los Argüellos)

Sobre las 7:45 h comenzamos a caminar por las vacías y silenciosas calles de Cármenes

Giramos al Norte para seguir por la carretera LE-311 que sube paralela al río Torío hasta llegar a Piedrafita la Mediana

Tras pasar por el desfiladero de Los Pontedos, abandonamos la carretera principal para coger otra secundaria que discurre al Este en dirección a Canseco cruzando, en primer lugar, el apacible y solitario pueblo de PONTEDO (1180 m)

Durante unos tres kilómetros avanzaremos por la estrecha carretera que une los pueblos de Pontedo y Canseco

Al entrar en las Hoces de Canseco dejamos a nuestra derecha, sobre el río homónimo, un primer pontón de hormigón y, más adelante, otro de origen romano posteriormente reformado, El Puente Bodón

Hermosa construcción la del puente Bodón

Próxima al puente Bodón se encuentra otro hermoso puente, el de El Calero y la célebre fuente Las Ánimas, origen de muchas leyendas. Antiguamente, antes de ser trazada esta carretera, se hacía bastante penosa la entrada al pueblo de Canseco. Unas veces por la nieve, siempre por el mal camino y en ocasiones por el desprendimiento de peñascos. Era tal el miedo que infundían estos parajes al caminante, que en el paso más difícil había un 'cepo' o 'cepillo' de ánimas (de ahí el nombre de la fuente) en el que se recogían limosnas de los que se encomendaban a las almas del purgatorio ante aquel peligro impresionante

Al salir de las hoces continuamos por la carretera al NE para enseguida entrar en el pueblo de Canseco mientras dejamos atrás un hermoso paisaje de grandes peñas calizas

A la entrada del pueblo de CANSECO (1240 m) se encuentra una torre cilíndrica que sirvió como vigilancia de la ruta de los arrieros

'El Torreón de Canseco' es una torre de vigilancia de origen medieval localizada a la entrada del pueblo; el cuerpo principal lo compone un torreón de planta circular, de unos 8 m de diámetro, con gruesos muros de mampostería con argamasa. Según una vieja tradición, los moros que dominaban estos parajes llevaban por la noche a las vacas a beber al arroyo atadas con cadenas de oro, por lo que se extendió la creencia de que había un gran tesoro bajo el torreón. Muchos vecinos se afanaron en su búsqueda, cavando hasta arruinar casi por completo la torre. Un día hallaron en un prado cercano una gran losa con una inscripción que decía: "Bienaventurado quien me vuelva del otro lado". Entusiasmados al creer que habían encontrado por fin las ansiadas riquezas trabajaron sin descanso y, al dar la vuelta a la losa, encontraron tan solo otra inscripción que rezaba: "Gracias a Dios y alabado que me tumbaron de lado, del otro ya estaba cansado". Taparon la piedra, y desde entonces sigue por allí enterrada

'Campus Sectus' (campo separado, cortado, aislado) parece que fue el origen etimológico de Canseco. Las circunstancias geográficas son propicias para esta interpretación ya que Canseco forma una concha o cuenco con un conjunto de valles aislados del resto de la montaña

Emplazado en lo más bravío de la cordillera, junto a la divisoria con Asturias, el pueblo de Canseco es uno de los más importantes de Arbolio. Hubo una gran actividad económica, religiosa y cultural en la segunda mitad del s. XIX y primera del XX. Baste señalar la existencia de un casino (el primero de Arbolio), pagado por los indianos, cuatro molinos, fragua, calero y compañía hidroeléctrica de alumbrado, una hermosa iglesia parroquial y la ermita de San Roque. Desgraciadamente, el pueblo quedó afectado por el fuego en la Guerra Civil siendo pasto de las llamas muchas casas y una valiosísima documentación comunal

Cruzamos un hermoso puente de piedra de dos ojos sobre el río Canseco, tributario del río Torío

Salimos de Canseco por el barrio de Palombera, donde existió otro antiguo torreón de vigilancia

Al salir del pueblo continuamos al SE por la pista que discurre hacia Redilluera pasando bajo altivas peñas como La Mosquetona y frondosos hayedos como El Carrizalín

Sin apenas desnivel avanzamos rápidamente por la pista sobrepasando los extensos y alargados praos de Las Raneras

Enfrente tenemos el monte El Carrizal y la peña Constante que, más tarde, rodearemos

Nos aproximamos a los praos y al antiguo caserío de Busticésar

Nos acercamos hasta las ruinas del antiguo caserío de Busticésar, donde hubo una ermita dedicada al apóstol Santiago. Hasta los años 60, aquí vivió solo 'El Cojo de Busticésar', todo un personaje, un maestro de la ironía capaz de convivir con los 'maquis' y la Guardia Civil. Pero en aquellos tiempos la convivencia con unos y otros acababa por complicarte la vida, convertirte en sospechoso para todos, y acabó detenido. Bajaba esposado camino de La Vecilla, donde estaba el juzgado, y al pasar por Almuzara había un hombre sentado en una piedra al que comentó: "Oye, si ves por ahí a mi hermano dile que me salió escuela en La Vecilla y bajé a tomar posesión"

Abandonamos el caserío de Busticésar y en vez de continuar a la collada homónima nos dirigiremos al Sur

Llegamos a la Majada de Busticésar

En la Majada de Busticésar encontramos varios corrales para el ganado y la 'horma' de un par de antiguos chozos de pastores junto a una caseta de más reciente construcción

Abandonamos la majada de Busticésar para continuar en ascenso al Sur bordeando el espolón occidental de la peña Constante

Mientras avanzamos decididos ahora al SE damos vista a un paraje de singular belleza: el pico Peradillas (El Viso, en Genicera), la peña y el monte El Carrizal y la Peña del Oso

Nos dirigimos hacia la collada Las Arenas, divisoria entre Canseco y Genicera

Tras bordear la peña Constante llegamos a un collado (1556 m), divisoria entre los terrenos de Canseco (en La Mediana) y de Redilluera (en Valdelugueros)

Avanzamos al Sur con el paredón calizo de la peña El Rubio frente a nosotros

Más adelante, giramos al SO para alcanzar la Collada las Arenas (o Collada de Genicera) (1582 m), bajo la impresionante peña El Rubio

Desde la collada damos vista al pueblo de Genicera hacia el que bajaremos de inmediato

Con rumbo SE bajamos de la Collada las Arenas ya hacia tierras de Genicera

Más adelante, descenderemos con marcado rumbo Sur pasando consecutivamente por las tierras de Fodoreo y Las Llanas

Tras pasar junto a un depósito de agua finalizamos el descenso enlazando con una pista que baja directamente a Genicera

Traspasamos esta portilla mientras contemplamos sobre nosotros el murallón calizo de la peña El Rubio

Entramos en el pueblo de GENICERA (1260 m), en la cabecera del Vallico, valle que engloba los pueblos de Valverdín, Pedrosa, Lavandera y el propio Genicera

Genicera fue un gran pueblo de montaña, puerta de entrada a La Mediana por el Este. Sus blasones aún visibles en casas solariegas, torres de vigilancia y castros defensivos, como el impresionante reducto cerrado donde se enclava la iglesia, nos descubren un pasado de abolengo y una historia densa y rica

Preciosa estampa conforman la iglesia de Santo Tomás junto a la altiva peña El Socueto

Al salir de Genicera cruzamos la carretera LE-31 y el reguero La Tardiosa para continuar por un buen camino al SE

Echamos un alto para dar vista hacia el pico Peradillas (El Viso, en Genicera), la Peña el Rubio y la Peña del Monte

Más adelante, caminamos por encima de la Collada de Ubierzo (1374 m), divisoria entre La Mediana y Valdelugueros, donde la tradición cuenta que era el lugar donde se reunían los 'hombres buenos' de Arbolio para administrar justicia en todo el concejo, aunque ahora los historiadores se decantan por la Collada de Cármenes

Nos incorporamos al camino procedente de la Collada de Ubierzo por el que continuamos al SO mientras vemos al frente las peñas calizas de Sancenas

Mientras subimos por la pista echamos la vista atrás hacia las conocidas peñas del Cueto Cabañas (El Gorbizalón, al decir en Genicera) y el Bodón

Llegamos a la altura de la fuente-bebedero de Fonfría bajo las peñas calizas de Las Tablas

Más arriba, alcanzamos la Majada de Fonfría que cuenta con un refugio, una caseta de bloques, un antiguo chozo de pastores y un sestil para el ganado

En Fonfría cogemos un marcado sendero que sube al SE bajo los pedreros de la peña Las Tablas

Al finalizar el ascenso nos adentramos en Las Bizarreras, con un característico paisaje kárstico dolinas, lapiaces y crestas calizas

Seguimos en ascenso hasta llegar a El Sumidero, en el amplio y extenso Puerto de Sancenas, perteneciente al pueblo de Genicera

En El Sumidero el arroyo que nace en la fuente de Sancenas desaparece para continuar su curso bajo tierra

Más arriba, nos acercamos hasta La Fuente de Sancenas, donde sus frescas aguas manan abundantemente a pesar de la sequía que asola la zona este verano

Sin más dilación, nos dirigimos hacia El Chozo de Sancenas, que los vecinos de Genicera arreglaban todos los años en 'Hacendera' (trabajo en común) para el pastor. Debemos recordar que a estos puertos de Sancenas llegaban en verano los rebaños de merinas procedentes de Extremadura en busca de los pastos verdes y frescos. El pastor, al finalizar el verano y antes de regresar a Extremadura, mataba unas ovejas con las que convidaba a la gente del pueblo que subía a Ubierzo para comerlas y celebrar una fiesta, 'La Borregada', tradición que todavía hoy se conserva. En la actualidad, la trashumancia ha dado paso a la transtermitancia, que consiste en el traslado estacional de las ovejas entre la montaña y la llanura de León

Nosotros continuamos adelante por este puerto yendo ahora al Oeste atravesando una alargada vega, la Vega la Xistra

Más adelante, cruzamos otras extensas vegas con más restos de chozos y varios corrales

Frente a nosotros se alza el redondeado pico en cono del Cueto Calvo, que con sus 1921 m de altitud constituyen la mayor elevación de estas peñas de Sancenas

No tenemos tiempo para subir hasta la cima así que bordeamos esta conocida montaña para iniciar un vertiginoso descenso al Oeste, entrando en terrenos del pueblo de Rodillazo

Cruzamos extensos pastizales mientras contemplamos en el horizonte la silueta del pico Polvoreda (2007 m)

A continuación, llegamos a una majada del pueblo de Rodillazo donde aún se encuentran un par de chozos (uno aún con la techumbre) y varios corrales para el ganado

El otro chozo de pastores que aún conserva su cubierta vegetal

El Chozo de Rodillazo y el Cueto Calvo

Continuamos al Oeste por una alargada vega cuyo nombre desconocemos pues no pasamos por el pueblo de Rodillazo para preguntar por los nombres. Esperemos que en el futuro tengamos la oportunidad de charlar con algún amable vecino que nos aporte más información

Finalizamos nuestro caminar por estos puertos de alta montaña y nos disponemos a realizar un vertiginoso descenso hasta llegar al pueblo de Getino

Llegamos al pueblo de GETINO (1180 m), que tuvo escuela e iglesia, hoy derruidas, y gran riqueza de tradiciones, leyendas y mitos, que alimentaban sus numerosos arrieros, y los caminantes que paraban en sus célebres Ventas

En la parte baja del pueblo cruzamos primero la carretera LE-311 y después, el río Torío por un buen puente

Continuamos al Sur en dirección al pueblo de Gete

Antes de llegar al pueblo de GETE (1167 m) cogemos un camino que discurre al Norte

Nos acercamos a un promontorio donde está situada la Ermita de la Virgen del Pandillo, construida a finales del s. Cuenta la tradición que en una cueva próxima fue hallada la imagen de la Virgen. Gete y Getino se disputaron su custodia, pero fue Nuestra Señora quien dirimió el pleito reapareciendo justo en la loma que separa ambos pueblos. Todos los años, el 7 de septiembre, sale la Virgen en procesión desde su ermita hasta la iglesia parroquial de Gete, y hace el camino ya de noche acompañada por todo el pueblo. La fiesta de La Pandiecha era el día por antonomasia de los pastores, pasaban el día comiendo en los prados que rodean el pueblo, jugaban partidas de bolos y subían a bailar a la romería

Nosotros seguimos en ascenso por encima de la ermita hasta llegar a una caseta en Peñalba continuando al Oeste teniendo que rebasar unas peñas

Seguimos subiendo por Fueos (o Las Tierras de Fanega)

Enlazamos con el camino señalizado de la 'Ruta del pico Gallo' por el cual seguiremos hasta bajar al pueblo de Cármenes

Durante unos cuantos kilómetros bajaremos al NO por una marcada y monótona pista hasta llegar a Cármenes

Sobre las 19 h damos por finalizada esta larga pero intensa ruta de unos 37,1 km de recorrido y 1513 m de desnivel positivo acumulado por tierras de La Mediana. Agradecimientos a todos aquellos vecinos que colaboraron con nosotros en la recopilación de topónimos: Vitalino, Fernando, Ángel, Tomás, Vitorino, etc. Saludos y hasta la próxima